Dos poemas de Enrique Medina Flórez


ENVÍO

Algún secreto negro se me quedó escondido
hace Siglos, entre las páginas de un libro. 
Y ahora picoteo  —angélico ratón de biblioteca—
de cada libro un poco, buscando mis secretos. 
Aborrezco de pronto bibliotecas y arañas
y busco entre las nubes o en los astros nocturnos 
mi sonrisa, mi llanto, mi poema perdido,
o en la faz misteriosa de una mujer que pasa. 
A veces me demoro en un rostro, en un libro,
leo algo más adentro y no encuentro mi huella,
ni en montones de símbolos ni severos blasones. 
Miro correr el agua de un predio campesino,
oigo la vocecita del amor que me llama, 
pero se va esfumando su recuerdo en el agua.


IV
Un abogado del país del Ganges.
Ejerce entre sus clientes desterrados
al África, su anglo-jurisprudencia 
en Oxford alcanzada. El alma grande de Gandhi
forja el instrumento para librar la India
del anillo de hierro de Britania: 
"Fuerza de la verdad y No violencia".

* * *
De: "El trópico del amor"
Selección de textos inéditos